Home » Identidad » Introyección

Introyección

Introyectos psicológicos

La Psicología define la introyección como la función psíquica mediante la que una persona incorpora a su estructura mental y emocional los elementos del ambiente familiar y social en el que le tocó vivir. Estos elementos suelen ser idearios, formas de conducta y definiciones implícitas del ser humano y de sus relaciones interpersonales.

Los seres humanos vamos conformando nuestra personalidad y construyendo nuestra identidad mediante tres mecanismos básicos: imitación, identificación e introyección.

Los introyectos, a menudo inconscientes, pueden entorpecer el desarrollo libre del individuo. Un mal mensaje, interiorizado en la infancia, puede contener una creencia obstaculizante, como por ejemplo, “nunca llegarás a nada”

En ocasiones, la introyección puede restar la capacidad para sentir y expresar sentimientos, como por ejemplo, cuando la norma social prescribe que “los hombres nunca lloran”. Otras veces, añade una dificultad para entablar relaciones, como cuando la persona siempre escuchó “no se debe confiar en nadie”, o construyó un auto-concepto excluyente; “los Pérez Rincón somos superiores a los demás”, o simplemente observó conductas distantes y timoratas frente todo individuo que no pertenecía al sistema familiar.

Las personas demasiado fóbicas a ver en sí mismas ciertos rasgos que consideran inaceptables suelen utilizar con frecuencia el mecanismo defensivo de la Proyección, aunque esto no corrige mucho las cosas.

Revisar y cuestionar las propias creencias representa la posibilidad de conocernos más a fondo y de poder elegir con libertad de cuáles nos gustaría librarnos.


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 18 suscriptores