Home » Dependencia » Personalidad dependiente

Personalidad dependiente

personalidad dependientela personalidad dependiente es una estructura de funcionamiento que se caracteriza por su particular manera de construir sus relaciones. Los/as dependientes se hiper-adaptan, se amoldan al otro de tal forma que, en ocasiones, acaban perdiendo parte de su identidad.

La personalidad dependiente antepone las opiniones, deseos y derechos del otro, en tantas ocasiones, que acaban por no creer en su propia realidad, y se colocan por debajo, hasta casi desaparecer en la relación. Se trata de personas entregadas en actitud complaciente, con tanta necesidad de agradar y ser aceptadas, que evitan todo conflicto y confrontación. Prefieren culpabilizarse a sí mismas si algo no marcha, y desconectarse de sus emociones de enfado, incluso cuando la conducta del otro es claramente reprobable. La sola idea de separarse les produce tal angustia que prefieren renunciar a sus derechos y sacrificar su autonomía, llegando a consentir y justificar acciones inaceptables.

Perspectiva psicoanalítica

la principal hipótesis psicoanalítica, sobre la personalidad dependiente, es que estas personas se encuentran estancadas en la fase oral del crecimiento.

El sentido de esta teoría se basa en la inmadurez emocional de esta estructura de carácter, y en la manera oceánica y fusional en que conciben la relación, como si fuesen niños/as colgadas del pecho materno en espera de no defraudar las expectativas de su cuidador/a. De hecho, la manera en que las personas dependientes se relacionan con sus parejas se parece más a un vínculo materno-filial que a una relación de iguales.

Consecuencias de la dependencia emocional

Muchas de las consecuencias que sufren estas personas se deben justo a la posición que mantienen con el otro. Algunas de ellas son:

Baja autoestima; la dificultad para colocar los límites, lleva a la persona dependiente a consentir demasiado y a la renuncia del propio deseo. La pérdida de autoestima es, a menudo, consecuencia de verse por debajo del otro.

Poca consciencia personal; su manera de concebir la relación, idealizando, y centrándose sólo en el otro, llega a ser una verdadera dificultad para creer en sí mismas, y en ocasiones, una impedimento para creer profundamente en lo que piensan, sienten y necesitan. 

Crisis de identidad; la manera de establecer el vínculo les lleva a confundir los límites entre ellos mismos y los demás, dificultando la posibilidad de construir una identidad propia, por lo que pueden acabar viviendo literalmente la vida del otro, y sentir que desaparecen en la relación

Rechazo Existen casos donde la persona que se relaciona con una estructura dependiente se siente asfixiada por la proximidad y escapa, reproduciendo el patrón de abandono del dependiente, que no comprende cómo ha podido ser tratado de esa manera, después de haber sido tan complaciente y sumiso.

Falta de creatividad; en general, el constante empeño en que todo vaya bien hace que muchas de sus emociones se silencien. La ausencia total de conflicto puede llegar a empobrecer la relación, dejándola cristalizada en el tiempo, sin posibilidad de cambio. En ocasiones, esta falta de alteridad puede causar una bajada del deseo en la pareja, como consecuencia de no poder redefinir el vínculo desde otra posición más igualitaria, donde compartir libremente sin quedar encorsetados siempre en los mismos roles.

Trastorno de personalidad dependiente





Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 55 suscriptores