Home » Identidad » Sentido de pertenencia

Sentido de pertenencia

sentido de pertenenciaEl sentido de pertenencia es la representación que tenemos de nosotros mismos como consecuencia de estar incluidos en un grupo del que formamos parte. En este nivel lógico de lectura, el total es mucho más que la suma de las partes. Un individuo puede salir del grupo por abandono, exclusión o fallecimiento y, sin embargo, el sistema al que pertenece (familia, pandilla…) seguirá existiendo como tal.

Hay personas pobres en pertenencias, y otras, que se sienten formando parte de diferentes sistemas sociales. Si utilizamos un pertenenciograma, podemos ver el número de pertenencias y el grado de importancia que cada una representa para nosotros. Algunas personas confunden los conceptos, y creen estar inscritos en grupos de pertenencia cuando en realidad sólo lo están en grupos de inclusión. Para constituir un verdadero grupo de pertenencia no es condición suficiente compartir el gusto por una afición, como jugar a las cartas, salir a cenar o hacer senderismo. Un grupo de pertenencia tiene una naturaleza muy distinta; es una entidad dotada de valores, creencias e historia compartida, y supone una representación colectiva que contribuye a formar la consciencia de quiénes Somos, es decir, a la construcción de la identidad de los individuos que la forman.

Cuando decimos “soy” español, o “soy” un Sánchez, estamos presentando una parte que atañe a instancias profundas de nosotros. Podemos criticar cosas de nuestro país, pero sólo a otro español le consentimos ese privilegio, de la misma manera que sólo nosotros estamos autorizados para hablar mal de un hermano. El otro, si no es de la familia, mejor que se calle si no quiere sufrir consecuencias.

El sentido de pertenencia tampoco es el mismo en todas las personas, y puede variar en función de los acontecimientos. Es más fácil que el sentimiento de pertenencia nacional se acreciente cuando el equipo de fútbol gana la liga, que cuando las cajas públicas son expoliadas por los políticos. La auto-representación del individuo está en función de que el grupo sea capaz de preservar los valores y la ética a lo largo del tiempo. Los motivos que causan una herida en la identidad grupal puede proceder desde dos lugares diferentes:

  • Desde dentro; cuando un miembro del grupo comete transgresiones (abuso sexual, violencia, estafa, traición…) contra otro miembro.
  • Desde fuera; cuando el grupo es atacado (perseguido, excluido, desprestigiado…) por intereses económicos, ideas, o particularismos culturales que no coinciden con la sociedad en la que se encuentra.

En ambos casos, las consecuencias son parecidas, y pueden producir, desde una crisis de identidad, hasta problemáticas de adicción (alcoholismo, drogas) delincuencia o suicidio. La pertenencia es por tanto el barco que nos contiene. De ella dependen tanto los sentimientos de orgullo como los de vergüenza. No se viaja igual en un navío que se siente destartalado que en un flamante velero. Uno se percibe a sí mismo de distinta manera. La baja autoestima, por tanto, puede estar relacionada con el ataque a la identidad grupal de las pertenencias que nos conforman.





Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 88 suscriptores