Terapia Sistémica Constructivista

 

Terapia Sistémica Constructivista

La terapia sistemica constructivista surge en la segunda mitad del S.XX del encuentro de varios estudios y descubrimientos que suponen un nuevo paradigma para las ciencias naturales y sociales; el enfoque Sistémico.

La motivación de buscar un nuevo modelo teórico y de intervención en psicología nace de las investigaciones sobre las patologías severas (esquizofrenia, anorexia, bulimia, adicciones…) donde las terapias tradicionales no conseguían resolver los problemas. De hecho, se daban varios casos donde con la terapia individual un paciente aquejado de esquizofrenia se curaba y al poco tiempo otro miembro de su familia comenzaba a hacer los mismos síntomas. Esto produjo la necesidad de efectuar una abstracción en el pensamiento de los terapeutas, que comenzaron a entender la comunicación humana y los sistemas (personas, parejas, familias, etcétera) como organismos estructurados, donde el todo era más que la suma simple de sus componentes, y donde la sintomatología individual era una parte del patrón comunicacional del sistema.

Esta nueva forma de entender la Familia provocó el desplazamiento de una visión intrapsíquica a un abordaje relacional, que facilitó la emergencia de fenómenos nuevos (que siempre estuvieron ahí y sin embargo pasaban desapercibidos) necesarios para comprender y elaborar técnicas de intervención para tratar las problemáticas que provocan el sufrimiento de las familias, o de alguno de sus miembros, en las diferentes fases de la vida propias a su evolución, así como las dificultades relacionadas con la pertenencia a sistemas sociales (empresa, institución…) de características patológicas.

 

Características de los sistemas patológicos

  • Mantienen una tendencia homeostática rígida
  • Repiten de modo obsesivo los mismos intentos de solución
  • Repiten las mismas conductas en situaciones análogas, como en una programación rígida de conductas redundantes
  • Las reglas interaccionales  son estrictas e inmodificables
  • Aparece un “paciente señalado”(en algunos casos la “patología” de los miembros es condición indispensable para el mantenimiento del no cambio
  • Son sistemas cerrados con poco intercambio de energía e información con otros sistemas para evitar el crecimiento de la entropía
  • Dificultan el bienestar psicológico y en ocasiones el proceso de individuación y construcción identitaria de sus miembros.

Psicólogos Madrid

Marcador