Home » Trastorno Narcisista de la Personalidad

Trastorno Narcisista de la Personalidad

Trastorno Narcisista de la Personalidad

Uno de los psicólogos que más ha estudiado y escrito sobre el Trastorno Narcisista de la Personalidad es Theodore Millon. Muchos de nosotros, dice Millon, en algún momento de nuestra vida, hemos tenido la experiencia de encontrarnos con  una persona arrogante, que se cree superior a los demás y con el derecho de tratarlos con desprecio. Estas personas creen que los demás deberían  anticipar cualquiera de sus necesidades, y su egocentrismo les hace indiferentes a los derechos y bienestar del prójimo, al cual, no ven como una persona independiente y única, si no con un valor que solo se relaciona con la utilidad que esa persona ofrezca para satisfacer sus propias necesidades.

Cuando se confronta a estas personas o se pone en tela de juicio su conducta se vuelven racionalizadores y suelen enfurecerse, pues la obsesión del narcisista reside en el miedo a que la idealización, que tienen de sí mismos y las ideas de perfección, se pongan en entredicho.

Según el DSM IV (sistema de clasificación diagnóstico) las personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad deben cumplir los siguientes criterios:

a)     Un patrón generalizado de grandiosidad, (en la imaginación o en el comportamiento) necesidad de admiración y falta de empatía.

b)     Explotación interpersonal.

c)     Sentimiento grandioso de la propia importancia.

d)     Sentimiento de ser especial y único y poder ser entendido y estar asociado sólo con personas especiales y de alto estatus.

e)     Preocupación por fantasías de éxito, poder, belleza o amor ideal ilimitados.

f)      Sentimiento de categoría.

g)     Petición de admiración excesiva.

h)     A menudo envidia a los otros o cree que los otros le envidian.

i)      Arrogancia y conductas altaneras.

OTRAS CARACTERÍSTICAS DEL TRASTORNO NARCISISTA DE LA PERSONALIDAD

Algunos autores Psicoterapia Gestalt como Cristina Nadal añaden como característica de la personalidad narcisista, además de su grave perturbación auto- representacional, la experimentación de sentimientos crónicos de aburrimiento, hastío e inquietud cuando no consiguen brillar ni ser admirados, que podría suponer la antesala de la sensación de vacío interno y la inquietante incertidumbre acerca de su identidad personal.

Esta autora considera que los narcisistas son incapaces de sentir tristeza, necesidad. y vulnerabilidad, debido a la amenaza de contactar con su vacío interior.

Desde la perspectiva gestáltica uno de los psicólogos que más ha trabajado y escrito sobre este trastorno ha sido Gary Yontef. Este autor describe al paciente narcisista como alguien a quien le cuesta mantener un sentimiento interno de seguridad e identidad coherentes en el tiempo, lo cual le empuja a buscar el apoyo externo haciéndolo  hipersensible a la desconfirmación.

Este autor define al narcisista como alguien egocéntrico, explotador, y carente de empatía, que se relaciona centrándose en la imagen de los demás más que en la persona, lo cual les lleva a evaluarse a sí mismo y a los otros en términos polares todo-nada que cristalizan en sentimientos de desprecio o de idealización.

A nivel interno estas personas funcionan con el mismo mecanismo perceptivo que en lo interpersonal, estando más centrados en su auto-imagen que en quienes son realmente y en lo que realmente vivencian. De esta forma el narcisista tiene escasa conciencia de sus sentimientos íntimos y de la naturaleza de las relaciones con los otros.

Así, la visión que mantienen de sí mismos está a menudo distorsionada (considerándose talentosos, brillantes, etc), debido a su necesidad de ser especiales.

Los pacientes con trastorno narcisista de la personalidad son, según Yontef, muy dependientes de lo externo, y a menudo se sienten invisibles cuando no son reconocidos; cuando sus sentimientos y creencias no son reflejados, sienten que su existencia y su bienestar psicológico están amenazados.

Estos pacientes enfrentan la desilusión de una forma muy dramática debido a que sus expectativas están infladas de forma todo-nada y a que su capacidad de equilibrar sus sentimientos y calmarse es deficiente, por lo que frecuentemente se protegen mediante el despliegue de varios  mecanismos de defensa.

F.S.Estaire




Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 139 suscriptores