Home » Trastornos de la Personalidad

Trastornos de la Personalidad

trastorno de personalidad

Los trastornos de la personalidad son un grupo de patologías, que han sido descritas y clasificadas por la psicología y la psiquiatría, por representar gran parte del sufrimiento humano, tanto para los individuos que las padecen, como para las personas con las que se relacionan.

Estas estructuras de funcionamiento son de aparición temprana; los rasgos que las caracterizan pueden observarse desde el inicio de la adolescencia y en ocasiones en la infancia. La rigidez en su manera de conducirse en la vida les inscribe en una servidumbre de patrones repetidos que les impide encontrar nuevas estrategias de actuación. Los principales trastornos de personalidad son:

Trastorno Antisocial

Estructura incapaz de interiorizar normas sociales y de sentir respeto, caracterizada por la impulsividad y la negligencia inter-personal

Trastorno de la personalidad por evitación

Personas tímidas, inhibidas e inseguras de sus propias competencias, que viven el encuentro humano con miedo a ser juzgados, cuestionados y/o ridiculizados

Trastorno Narcisista

Patrón de conducta arrogante y egocéntrica, con escasa o nula capacidad para “ver” al otro, y para representarse algo que fisure la magnífica auto-imagen construida que de sí mismos

Personalidad Dependiente

Se relaciona asumiendo una posición desigual, desde una actitud complaciente y sumisa, para agradar y ser aceptada, para evitar la angustia que le causa la sola idea de perder el vínculo

Personalidad Paranoide 

Actitud controladora en las distancias largas y agresiva en las cortas, como consecuencia de tener destruida la capacidad básica para confiar en los demás y poder construir territorios de intimidad

Trastorno Límite

Está situado entre la neurosis y la psicosis y lucha por evitar profundos sentimientos de vacío interior. Se percibe incapaz de controlarse, por lo que puede pasar del amor al odio y de la euforia a la ira, de forma súbita y violenta

Trastorno obsesivo-compulsivo

la preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control hace que estas personas no se autoricen su parte lúdica y espontánea.

 

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD

Aunque su grupo de características es muy variado y cada una de estas categorías presenta claros particularismos, existen algunos denominadores comunes a todos ellas:.

  • Escasa capacidad de autoconocimiento e introspección
  • Repetición de patrones rígidos y circulares en sus conductas
  • Falta de creatividad y flexibilidad para encontrar nuevos territorios de comunicación y redefinir sus relaciones
  • Dificultad para constituir vínculos de intimidad y verdaderas pertenencias
  • Baja consciencia para percibirse a sí mismos y al otro
  • Escasa capacidad para representarse gran parte de su emotividad
  • Necesidad de buscar mecanismos de defensa para desconectarse del presente, e incluso de la realidad
  • Dificultad para la construcción de una identidad sólida

 

Causas

Entre las causas que producen estas estructuras de funcionamiento están los abusos sexuales, la hiperprotección, el abandono, el maltrato y la pertenencia a sistemas familiares estresantes y desestructurados.

Consecuencias

Las personas con trastornos de la personalidad a menudo son candidatas a otras patologías como el consumo de drogas, delincuencia, depresión, y crisis profundas de angustia. En ocasiones también pueden sufrir serias alteraciones de la cognición, del control de las emociones y los impulsos, llegando incluso a descompensarse con brotes psicóticos.

Críticas

Las principales críticas al sistema de clasificación de los trastornos de la personalidad propuesto por el DSM IV se deben a la dificultad para delimitar claramente cada categoría en la realidad de la clínica, por lo que varios autores han señalado la delgada línea que en ocasiones hay entre una estructura de carácter, un rasgo de personalidad, y un trastorno.

Además, muchos psicólogos y psiquiatras, han cuestionado la idea de “adaptabilidad” y “normalidad” como criterios diagnósticos a la hora de definir un comportamiento humano como síntoma de un trastorno. Existen personas con rasgos psicopáticos (que no ven al otro, sin capacidad de empatía…) que sin embargo son consideradas normales, y están perfectamente adaptadas a la sociedad en la que viven, mientras otras, que presentan comportamientos inocuos, están señaladas como “raras”

En todo caso, antes de clasificar al individuo en un trastorno de personalidad, hay que diagnosticar el contexto, pasado y presente, donde aparecen los comportamientos. Como señala el doctor R. Neuburger, muchos de los síntomas, que consideramos extraños y anormales, pueden ser una respuesta normal en un contexto anormal.





Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 117 suscriptores