Home » Depresión » Tristeza

Tristeza

triste La tristeza es un sentimiento que coge todo el ser, provocando la caída del estado de ánimo, Y una sensación de pesar que se experimenta en el cuerpo, que se hace lento, y en la mente, que se llena de pensamientos oscuros.

Las funciones de la tristeza son facilitar la introspección y el recogimiento, reduciendo los estímulos del ambiente, facilitando la retirada a instancias internas donde restaurar el ser, reduciendo la atención focalizada en el entorno para centrarla sobre uno mismo.

La tristeza puede sobrevenir tras haber sufrido alguna pérdida personal (amor, trabajo, estatus, sueños…) en cuyo caso puede que forme parte de una de las fases del duelo por las que las personas atravesamos en estos casos.

Quizás la tristeza esté provocada por la caída de un ideal, que manteníamos,  sobre otra persona, o incluso sobre nosotros mismos.

La tristeza, en ocasiones, cursa con sentimientos de soledad, otras veces, tras una decepción, la tristeza nos transporta a un lugar de nuestro pasado donde las cosas iban mejor y se transforma en nostalgia.

Uno de los recursos más eficaces de los que dispone nuestro organismo para aliviar la tristeza es el llanto. Otro es la ira. La tristeza disimula con frecuencia una gran indignación y un gran enfado. A muchas personas que les cuesta la emoción del enfado se van con frecuencia a la tristeza, y cuando se permiten enfadarse la tristeza se va transformando.

Hay personas que sienten la tristeza como una parte de su identidad personal, como en el caso de aquellos que se criaron con un adulto que solía vivir en espíritu de tristeza. Son tristezas lejanas, familiares, que nos hacen sufrir porque no las entendemos, como cuando por protección se nos ocultaron los hechos que las desencadenaron. En estos casos la tristeza es parte de un legado en el que fuimos inscritos por identificación.

F.S.Estaire





3 comentarios

  1. Aquí_estamos dice:

    laura rea gamon,
    Te duele a ti, por la misma razón por la que ellos no te aceptan, su(s) herida(s) de ellos hecha por ti. El miedo de ellos para aceptarte, no es su cabeza o su entendimiento de tu situación, radica en lo que aún no pueden superar de ustedes.Que tus propias heridas no permeen tu percepción ni juicio, la empatía debe guiarte a dar de ti lo necesario para poder llegar realmente a su interior y encontrar lo que de verdad los bloquean. Solo el perdón, y la absoluta sinceridad de las partes afectadas, logrará hacerlos avanzar sobre el daño causado. Búscate a ti, encuentrate, y luego encuentralos a ellos.

    Saludos,
    Anónimo.

  2. laura rea gamon dice:

    cuando una persona no entiende el porqué de las cosas que hace la gente. aun después de haberles dicho como es uno, una y otra vez y sin embargo no les cupo en su cabeza, y siguen haciendo lo mismo. Pero no de frente, y te duele a ti, y ¿por qué te sientes tan triste por esas personas? cuando das todo y no pides nada y aun asi hablan de ti. ¿De que se trata esto? ¿Cómo le llamo? ¿Acaso yo soy la que estoy mal?

    • Joel dice:

      ¿Quién es uno? ¿Para quién es el reclamo que haces? ¿Quién es la persona que no ve las cosas como tú las ves? ¿Das todo y no pides nada? Palabras antes mencionaste que le dijiste muchas veces cómo eres tú y que no “les cupo en su cabeza”, ¿no es eso pedir que te entiendan? Porque si es así, entonces si estás pidiendo algo a cambio. Son muchas las preguntas que me vienen.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 165 suscriptores