Inicio » Gestalt

Archivo de la categoría: Gestalt

Claudio Naranjo

Claudio Naranjo

El doctor Claudio Naranjo es un psiquiatra chileno, nacido en el año 1932, que trabajó en la Clínica psiquiátrica de la Universidad de Chile. Fue director del Centro de Estudios de Antropología Médica y realizó investigaciones sobre psicofarmacología y tipos de personalidad. En la década de los 60 fue uno de los discípulos más brillantes de Fritz Perls.

Claudio Naranjo trabajó con sus pacientes desde la Psicoterapia Gestalt, con la firme creencia de que el ser humano tiene una capacidad innata para auto-regularse mediante una inteligencia emocional y un autoconocimiento que va más allá de su capacidad intelectual.

Para este autor, la intelectualización es en demasiadas ocasiones uno de los mecanismos de defensa con los que nos auto-engañamos y nos desconectamos de nuestras emociones, pero cuando conseguimos suspender la inercia de la «chicharrera mental» podemos vivir más conectados a nuestros sentidos y acercarnos a la verdadera realidad humana y al encuentro con su identidad.

El estudio de la neurosis fue uno de aspectos a los que Claudio Naranjo prestó más atención. El paciente neurótico, observa este autor, presenta una dificultad a la hora relacionarse con el otro y poder expresar con libertad lo que realmente es, siente y necesita.

Naranjo cree que la psicoterapia será más efectiva si el psicólogo se centra en la persona y en el presente en lugar de permanecer inmerso en sus hipótesis y en el afán por efectuar cambios en el paciente.

Para que el proceso terapéutico funcione con éxito, dice Naranjo, resulta imprescindible el establecimiento de un vínculo de confianza, que sólo emergerá si el terapeuta es capaz de experimentar  y transmitir a la persona que es captada como ser humano, aceptada incondicionalmente, y percibida la problemática actual que la llevó a la terapia. Para ello es necesario que el terapeuta sea sólidamente formado, de manera que sus propias motivaciones, expectativas, creencias y emociones no interfieran en el proceso terapéutico.




Fritz Perls

Fritz Perls y Gestalt

Fritz Perls (Berlín, 1893- Chicago, 1970) fue un niño judío al que expulsaron del colegio y que tras una difícil relación con su padre y de trabajar en una tienda, retomó los estudios en una escuela liberal de profesorado humanista. En 1933 siendo ya  Médico, percibió los peligros de ser judío en la Alemania que se avecinaba y emigró a Sudáfrica vía Holanda, donde fundó junto a su esposa Lora el Instituto Sudafricano de Psicoanálisis. En 1946 decide instalarse  en Estados Unidos donde no es bien recibido por los psicoanalistas autóctonos, y donde frecuenta los ambientes contra-culturales. Ya en 1952 funda los Institutos Gestálticos de Nueva York y Cleveland. El 14 de marzo de 1970 muere en Chicago.

Ser bilingüe en gran medida significa vivir varias vidas. Los idiomas se organizan todos de formas diferentes y cuando nos enfrentamos al reto de aprender un idioma lo mejor que podemos  hacer es buscar  la mejor manera de traducir un término, un verbo, una frase. En muchas ocasiones se encuentra no sólo una palabra que se asemeje, si no que se puede estar seguro de haber encontrado la palabra gemela en nuestro idioma materno. No ocurre esto cuando hablamos de Gestalt. Forma y totalidad, son dos palabras que se suelen emplear cuando se intenta traducir ésta palabra de origen alemán que es una forma de terapia psicológica que, como toda escuela de pensamiento, tiene además de uno o varios padres, un máximo exponente que en el caso de la Gestalt es Fritz Perls.

Para Perls, la conciencia es la parte más importante en el desarrollo del ser humano y los problemas aparecen cuando ese desarrollo de la conciencia se ve interrumpido en algún momento por uno o varios motivos; lo que se intenta hacer durante la terapia gestáltica es intentar retomar ése desarrollo.

El Enfoque Gestáltico es un enfoque holístico; percibe los objetos, los acontecimientos y los seres vivos, como totalidades. En Gestalt el todo es más que la suma de las partes. Todo adquiere su significado en el interior de un contexto específico; nada existe por sí solo, aislado. El aquí y ahora es fundamental para Perls, siendo el pasado y el futuro relevantes, pero sólo por qué concepción tengo de ellos ahora, en el momento presente, que es en el que me remito a ellos. Se podría decir que es el ahora el que influye especialmente en la percepción que tengo de los hechos acaecidos o que creemos que están por venir.

Pero puede que la piedra angular de la Gestalt se encuentre en la idea del movimiento continuo de la vida, como constante aprendizaje, y que una vez que hemos superado una fase, vendrá otra que se asemejará a la anterior en tanto que necesitará de nuestra colaboración, nuestra introspección y nuestra toma de conciencia para superarla satisfactoriamente y prepararnos para la siguiente.

Fritz Perls nunca se plegó a las convenciones sociales y llegó a ser una persona brutalmente honesta a la hora de relacionarse con los demás, lo que le trajo muchos desencuentros con sus colegas, tal vez por mantener uno de sus lemas: no vivir la vida en base a las expectativas ajenas.




Yoga y Psicología

La relación entre el Yoga y la psicología

Tanto el Yoga como la Psicología buscan el bienestar y la realización humana. La finalidad última de estas dos disciplinas coincide en la necesidad de encontrar la máxima integración en la persona y en el encuentro de esta con su verdadera identidad.

La Psicoterapia Gestalt coincide con el Yoga en la definición que hace sobre la  persona disfuncional. Ambas disciplinas describen al individuo inmaduro como alguien que se auto-engaña, se aleja de una percepción nítida de la realidad y de una satisfacción profunda de sus verdaderas necesidades, como consecuencia de permanecer apegado a un ego que lo mantiene anclado en fantasías infantiles, impaciencia, exigencias, insatisfacciones, intolerancia, orgullo desmedido, etc.

Sin embargo, para la Psicología, la prescripción “conócete a ti mismo” no significa hacerlo aisladamente en largos periodos de retiro, si no en contacto con el mundo y en el compromiso del encuentro con el otro. Para la psicología el ser humano es “en relación” y construye su identidad en las relaciones.

Así, mientras que la finalidad compartida, tanto por la psicología como por el Yoga, reside en la búsqueda de la integración del ser humano y en la vivencia consciente del presente, las técnicas que ambas corrientes emplean, son, de hecho, muy diferentes.

En el yoga la mirada es con demasiada frecuencia hacia dentro (intrapsíquica) mientras que en psicología se contemplan los mecanismos de funcionamiento personales en relación con el medio ambiente que rodea al sujeto. Sin embargo, estas dos manera de contemplar la realidad de un ser humano no son, desde luego, excluyentes.




polaridad

polaridad

Una polaridad es el extremo de un rasgo de personalidad. Existen tantos como se puedan imaginar; solitario-sociable, autoritario-sumiso, controlado-descontrolado…

Fritz Perls sostuvo la teoría de “estirar la cuerda”; cuando más me permita ser consciente y expresar un aspecto de mi carácter más emergerá el contrario. Si siempre soy altruista quizás me esté negando a mí mismo la polaridad egoísta, o viceversa.

Lo que la Terapia Gestalt pretende con las técnicas de juego para explorar las polaridades es perder la fobia a mirarse y conocerse, humanizando e integrando los diferentes aspectos de cada persona, desde el humor y la ternura.




Psicólogo Gestalt Madrid

Gestal

En nuestro gabinete de psicólogos Gestalt Madrid empleamos los conocimientos de esta corriente para trabajar en psicoterapia individual. Las técnicas de intervención gestálticas fueron diseñadas con la intención de promover la conciencia de la persona sobre todo el abanico de emociones y acciones por las que pasa sin darse cuenta. Todos los mecanismos de defensa tuvieron buenos motivos para instaurarse y cumplieron una digna función en el pasado solo que,  al automatizarse, los utilizamos de forma inconsciente y su función de interrumpir las experiencias emocionales en curso hacen que también nuestra vivencia y aprendizaje se vean limitados en el presente.

Una psicoterapia funciona cuando se produce un nuevo descubrimiento personal. Fritz Perls denominó «huecos de la personalidad» a los puntos ciegos que las personas nos empeñamos en no ver y aseguró que aquel que no es consciente de sus aspectos menos deseables siempre se sorprenderá a sí mismo en plena expresión de ellos. O como dijo Newton; el desconocimiento de la fuerza de la gravedad de nada le sirve a un tipo que se cae desde un quinto piso.

Durante la terapia Gestalt esos aspectos que no queremos ver se van haciendo figura en la conciencia para poder ser integrados. En la medida en que la psicoterapia avanza y la persona recupera autoestima estos aspectos son aceptados y se van modificándose de forma natural. Al final no somos tan terribles, tampoco tan ideales, solo humanos.

La terapia avanza mejor cuando aprendemos a escuchar nuestro cuerpo. Él nunca miente. Solo protesta con sus síntomas y dolores cuando le ninguneamos y nos des-reunimos de nosotros mismos.

Y cómo hay cosas que no nos enseñan en la universidad de psicología los terapeutas y psicólogos Gestalt hemos tenido que pasar por largas sesiones de diván antes de poder sentarnos en un sillón frente a otra persona, porque como decía el viejo maestro; nadie puede acompañar al otro más allá de donde él mismo haya podido llegar.

Los psicólogos Gestálticos sabemos que todo ser humano posee una capacidad innata de regulación y resolución de los problemas, por lo que nuestra labor consiste en ofrecer un marco de colaboración para que la persona consiga una mayor integración consigo misma y con los seres queridos que la rodean.

 




Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 281 suscriptores

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 281 suscriptores